¿Qué debemos hacer si nos roban nuestra moto?

Padecer un robo, por lo general, suele ser un acontecimiento bastante desagradable. Tal circunstancia es especialmente dañina cuando lo que se pierde forma parte del día a día o reúne un gran valor sentimental. Aparte, este malvado acto provoca un mayor perjuicio si se trata del medio de transporte que usamos para desplazarnos o ir al trabajo. Así pues, nos surge una importante cuestión: ¿Qué tenemos que hacer si nos roban nuestra moto?

A continuación, te vamos a dar unas claves sobre el procedimiento a seguir en un momento tan desafortunado como este:

– Lo primero de todo lo que debemos hacer es ir a la comisaría de policía más cercana y poner una denuncia para que la información sobre la moto robada pase directamente a la base de datos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y estos inicien la búsqueda antes de que la motocicleta pase al mercado negro. También prevenimos con ello que nos involucren en un delito realizado con la moto robada.

– Posteriormente hemos de ir con la denuncia a nuestra compañía aseguradora. En este momento, contar con un seguro de moto a todo riesgo que incluya la cobertura de robo será algo primordial. Si el vehículo ha sido sustraído en el garaje del hogar, se permite reclamar al seguro de la comunidad, si es que incluye esta cobertura.

– Si la policía no se encargase de ello, tenemos que dar de baja nuestra moto en la Dirección General de Tráfico (DGT) con carácter temporal.

Estos son los pasos más urgentes a realizar y que son de obligado cumplimiento. Ya por nuestra cuenta podemos hacer una búsqueda de la moto que incluya lo que viene a continuación:

– Llamar al depósito de vehículos municipal por si hubiesen abandonado la motocicleta después de la sustracción. Esto ocurre con bastante frecuencia.

– La comunidad de motoristas es activa en general, tanto en Internet como en foros especializados. Podemos publicar nuestro caso con todo detalle en ellos para así obtener ayuda de otras personas.

– Pese a que pueda parecer inverosímil, no está de más echar un ojo en los portales de Internet relacionados con la venta de productos de segunda mano o en aplicaciones similares (Wallapop).

Para terminar, ya solo nos queda esperar, ver si aparece la moto y en qué condiciones se encuentra. Es altamente recomendable que, aunque nos decantemos por un seguro a terceros, no renunciemos a complementarlo con una cobertura especial relacionada con la sustracción y el robo de vehículos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *