Caducidad en cascos de moto: ¿Cuándo debo cambiar mi casco?

El casco es el principal y más importante sistema de seguridad del equipamiento del motorista. El buen estado de sus materiales es básico para asegurar su función, pero sus propiedades no son eternas. Por ello, son muchas las ocasiones en las que surge la pregunta de cuándo caducan los cascos de moto y dónde se puede encontrar su fecha de vencimiento.

Pues bien, en realidad los cascos de moto no tienen una fecha de caducidad como tal. Sin embargo, tienen una etiqueta de fecha de fabricación que normalmente solemos encontrarla debajo del forro de confort y es la que suele servir como punto de referencia para saber más o menos cuándo debe de reemplazarse el casco.

A modo general, se recomienda que los cascos de moto se reemplacen después de cinco años desde su primer uso, o menos si el fabricante así lo recomienda. A pesar de esta recomendación, son muchos los factores que influyen sobre la vida de un casco de moto. Desde sus materiales de fabricación, hasta el uso que le demos, pasando por sus cuidados y mantenimiento, e incluso el clima que nos rodea.

 

Hoy, en Maquina Motors descubrimos todo lo que necesitas saber sobre la vida útil de un casco de moto y como los tres factores clave (cantidad de uso, prácticas de mantenimiento y calidad de construcción inicial) marcan el grado efectividad de cualquier casco.

 

¿Cuándo es recomendable cambiar mi casco de moto?

Qué fácil sería si los cascos de moto tuvieran impresa la fecha de caducidad, ¿verdad? Sin embargo, no es así. Por ello, te indicamos a continuación las ocasiones en las que es recomendable cambiar el casco. ¡Sigue leyendo!

 

  • Cuando el material del casco pierda efectividad: Los materiales resistentes a los impactos, como la fibra o la resina termoplástica con el paso del tiempo, el uso, los pequeños golpes y la intemperie, van perdiendo sus propiedades y se degradan. Al degradarse pierden la capacidad de soportar impactos y de disipar la energía que reciben. Cuando esto ocurre, lo mejor es sustituir el casco antiguo por uno nuevo para mayor seguridad del motorista.

 

  • Tras una caída o impacto del casco al suelo: Cualquier tipo de golpe o impacto puede dañar los materiales del casco y reducir su seguridad. Aunque siempre lo intentemos evitar, es posible que el casco se nos pueda caer en alguna ocasión al colgarlo del manillar de la moto o al ponerlo sobre el asiento. Estos simples golpes, pueden reducir notablemente su seguridad.

 

  • Tras sufrir un accidente: Si has sufrido una caída con tu casco es el momento de cambiarlo. Y es que, aunque a simple vista no parezca haber sufrido ningún daño, lo cierto es que el material del casco es ideado para resistir un solo impacto. A partir de aquí, el material se deforma y no protege igual. Por ello, tras la intervención del casco al proteger nuestra cabeza sobre el asfalto, es sin duda un motivo más que justificado para relegarlo a una estantería como fiel amigo que nos salvó la vida.

 

  • Si los cierres de los cascos modulares o correas de retención se han deteriorado: El buen estado de la correa es básico en cualquier casco. Las correas de la barbilla pueden deshilacharse e incluso el uso prolongado puede hacer que la broca de metal o los cierres pierdan precisión creando problemas de sujeción. Esto es un motivo más que justificado para cambiar de casco.

 

  • Si el acolchado de confort muestra signos de deterioro o uso intensivo: Otra buena razón para reemplazar su casco es que después de años de uso, el sudor y otros fluidos corporales, como el aceite para el cabello o cosméticos pueden deteriorar los componentes internos del casco. Por ello, renovar el casco y con ello la espuma es importante para una mejor higiene y para una mejor sujeción.

 

  • Si estado del poliestireno expandido no es el adecuado: El revestimiento de espuma EPS también puede sufrir alteraciones a lo largo del tiempo. Y no solo porque con el paso de los años pierda propiedades de absorción, sino porque pueden generarse holguras que comprometan nuestra seguridad. Si en algún momento observas que el casco pierde sujeción y que se mueve por el deterioro del EPS, no hay marcha atrás. La solución, ¡reemplazar tu casco!

 

  • Si el casco está expuesto normalmente a altas temperaturas: Si tu casco sufre a menudo largas exposiciones al sol o a fuentes de calor intensas es muy probable que el casco pierda sus propiedades antes que otros que no se encuentran expuestos a estas altas temperaturas. Para saber si es momento de cambiar de casco por este motivo, verás que ha llegado el día cuando veas grietas o desperfectos imposibles ya de reparar.

 

Por último, te recomendamos que cada dos meses realices comprobaciones de seguridad de tu casco. Para ello, comprueba:

  • Que el revestimiento de EPS está bien sujeto a la carcasa exterior.
  • Que las correas de retención no se estén deshilachando o que las costuras se suelten
  • Revise la carcasa exterior para ver si tiene astillas o grietas.

 

Además, trátalo como si su vida dependiera de él. No lo guardes en el garaje o trastero y dale un lugar de honor en un estante dentro de casa donde esté cálido y seco.

 

 

Autor: Maquina Motors

Las actividades del Grupo Maquina Motors S.A.U comprenden la comercialización de motocicletas nuevas y de ocasión. Además, contamos con un importante servicio técnico de reparación, venta de accesorios, equipación de motorista, compra/tasación de motocicletas y lubricantes/recambios originales. En Maquina Motors ponemos a tu disposición un completo servicio post-venta con el personal más preparado, que te asesorará en el mantenimiento y cuidado de tu moto. Hasta la fecha, contamos con 10 tiendas físicas y más de 100 profesionales, nuestro equipo humano es nuestra mejor apuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *