Motorista mirando hacia el horizonte con su nueva moto de ocasión.

Hoy te voy a dar 6 consejos que te recomiendo seguir si buscas comprar una moto de segunda mano o de ocasión. El sector de la automoción tiene mala fama porque hay mucho intrusismo de verdaderos profesionales del timo sin ningún escrúpulo. Desgraciadamente los años me han enseñado que no todo el mundo tiene principios y que cada vez estos escasean más. Vivimos tiempos en los que la picaresca y el timo están a la orden del día. Por eso resulta aconsejable y fundamental ser precavido ante posibles imprevistos si decides comprar una moto usada de segunda mano.

Espero que estos 6 consejos te ayuden a comprar una moto de segunda mano y a desenmascarar a estos intrusos.

Mira de comprar una motos de segunda mano en un concesionario oficial.

La razón es muy sencilla, cuanto más importante es una marca más controles y auditorías mira de realizar sobre las motos que distribuye. Los fabricantes quieren que sus clientes tengan la mejor experiencia posible con sus motos. Para ello, intentan realizar controles de mantenimiento que sólo los concesionarios oficiales saben llevar a cabo de la forma que los fabricantes exigen. Si compras una moto en cualquier otro taller te arriesgarás a que te entreguen una moto  sin las comprobaciones adecuadas que realizaría la propia marca. Y... con la cantidad de electrónica que tienen hoy en día los vehículos, no es buena idea jugársela.

Motorista observa la carretera con motocicleta custom.

No compres una moto de segunda mano a un particular.

Aunque no te lo creas te acabará saliendo más caro. Los profesionales tienen la obligación de vender las motos en buen estado y ofrecer, por ley, una garantía de 12 meses al comprador. Esto no sucede con los vendedores particulares, es más, la tendencia de un particular será siempre vender su motocicleta apurando los gastos de mantenimiento. Quizás el precio al que compras la moto es más económico que el precio que encontrarás en un concesionario pero los problemas vendrán después: Cambio de neumáticos, pastillas, cadena, problemas eléctricos, ruidos extraños a los que no darás importancia hasta que un taller los detecte… Pasado un tiempo sumarás los gastos que has realizado en tu moto de segunda mano y comprobarás que la oferta del concesionario era mejor opción.

Cuidado con los falsos profesionales que venden motos de segunda mano.

En el sector de las dos ruedas existen muy buenos profesionales, grandes y pequeños. Son por lo general personas que se caracterizan por disponer de conocimientos amplios sobre los distintos modelos existentes en el mercado. Saben determinar el precio al que pueden comprar las motos para posteriormente revisarlas, acondicionarse y ofrecerlas en condiciones para el cliente final. Pero… cuidado, que también hay muy malos, e incluso falsos, profesionales por llamarlos de alguna manera. Estos no dudaran en colocarte una motocicleta problemática y con piezas en mal estado para, posteriormente, desentenderse de los problemas que puedan surgir. No te la juegues, busca un concesionario oficial con buena reputación para estos casos.

Imagen de camapaña del Gremi del Motor Imagen de la Campaña realizada por el Gremi del Motor de Barcelona en relación a las estafas en la compra-venta de coches usados entre particulares.

Investiga sobre el lugar dónde vas a realizar la compra de la moto de segunda mano.

Hoy en día con internet es muy fácil conseguir bastante información sobre casi cualquier de negocio. Con solo escribir el nombre de una tienda en Google podrás hacerte una idea rápida de la clase de profesional donde valoras comprar. El número de reseñas y la valoración media son muy importantes. Si hay un número de reseñas bajo cualquier valoración buena o mala tendrá un gran peso en la valoración final. La clave de todo está en los comentarios donde encontrarás de todo: positivos, negativos, neutros… es muy importante que valores la clase de comentarios que encontrarás en un perfil de empresa y las respuestas del profesional. Hay personas que colocan comentarios sin fundamento alguno. Así que, ya sabes, busca talleres con un buen número de reseñas, mira que sean positivas en su mayoría y analiza las respuestas del profesional.

Herramientas antes de reparar una motocicleta.

Desconfía de quien no conozcas.

La mala fe o la ignorancia es mucho más difícil de detectar en un cliente particular. En nuestro caso, como empresa dedicada profesionalmente a la compra y venta de motos, en ocasiones nos encontramos con personas que intentan vender motocicletas en mal estado. Muchas a nivel estético aparentan buen estado pero  internamente manifiestan signos de desgaste, disponen de golpes camuflados o directamente su funcionamiento no es el normal. Para nosotros detectar esto es crucial y lo hacemos durante el transcurso de un proceso de tasación técnica donde comprobamos 75 puntos clave, analizamos los defecto y la viabilidad de reparación. Te aconsejamos que desconfíes de los chollazos, todas las motos tienen su precio. Ves también con cuidado con las motos importadas de otros países, estas pueden presentar alteraciones en su cuenta kilómetros. El cliente particular muchas veces no actúa de mala fe, simplemente parte del desconocimiento de la mecánica de las motos.6 consejos que debes seguir al comprar una moto de segunda mano

Déjate aconsejar por personas que sepan de motos más que tú.

Si eres nuevo en esto de las motos déjate aconsejar por personas que tengan mayor experiencia llevando esta clase de vehículos o por profesionales del sector. En multitud de ocasiones nos encontramos con personas que vienen a nuestras instalaciones preguntando por modelos que no son adecuados para el uso que pretenden darles. Esto acaba causando que el resultado no sea el esperado con la consiguiente frustración del comprador. Al final lo que debía ser una ilusión acaba siendo un problema. Por este motivo, te animo a investigar y dejarte aconsejar por personas que tengan mayor experiencia ya que podrán explicarte con mayor precisión los beneficios y carencias del modelo que valoras comprar.