En 1994 la primera Triumph Speed Triple irrumpió en el panorama de las Streetfighter como una apuesta arriesgada que terminó marcando un antes y un después en el mundo de las dos ruedas. La inconfundible y visionaria moto británica recibe, tras 21 años desde su nacimiento, un gran homenaje en forma de lanzamiento de las nuevas Speed 94 y Speed 94 R. Sus esquemas de color y exquisito cuidado de los detalles nos transportan a finales del siglo XX con los avances tecnológicos más punteros. El resultado perfecto tras combinar lo mejor de dos mundos.


Desde su primera versión, hace más de dos décadas, la Speed ha dominado el segmento naked de alta cilindrada al fusionar su personal estilo y la herencia café racer de Triumph con un musculoso motor y una agresiva parte ciclo. A esto se le suma un acabado claramente deportivo y una agilidad sobresaliente. Una combinación que convirtió a la Speed Triple en una versátil superventas que cautiva y embelesa a motoristas de todo tipo, desde los apasionados a las deportivas hasta los amantes de las tranquilas rutas de fin de semana.


Tal ha sido el éxito de la icónica tricilíndrica que ha llegado a convertirse en una de las acompañantes preferidas de las estrellas de Hollywood. ¿Quién puede olvidar la persecución de Tom Cruise en Misión Imposible a lomos de una increíble Speed negra, caballitos, saltos e invertidos incluidos?


A lo largo de estos 21 años, la Speed Triple ha mantenido su filosofía inicial de ser una naked en estado puro, con un estilo único y una maniobrabilidad puntera en su categoría. Un modelo que, además de mantener su esencia se ha ido renovando constantemente con el devenir de los tiempos, evolucionando para seguir cumpliendo con las necesidades y requerimientos de los motoristas. Una moto digna de recibir un homenaje como éste con las nuevas Speed 94 y Speed 94R.


Su historia y evolución  

 

 

La más pura, gratificante y eficaz naked de gran cilindrada de toda una época. La Speed Triple de nuestros dias se lanzó al mercado en 2010 y marcó el comienzo de una nueva generación con un llamativo, agresivo e incluso polémico estilo que combinaba una silueta con identidad propia con un sonoro rugido procedente del tricilíndrico de 135CV. El posterior modelo R añadía a esta base los mejores componentes de la industria de competición, incluyendo suspensiones Öhlins, frenos Brembo, neumáticos Pirelli y múltiples detalles en color “Diablo Red” que identifican el linaje de esta roadster.


Poco tiempo después la Speed pasó a heredar el chasis de su compañera de box, la Daytona T595, y en 1997 apareció la Speed T509 de inyección, con unas claves estéticas que han marcado el modelo hasta nuestros días. Un efectivo basculante monobrazo que combinaba elegancia y minimalismo en el diseño y que actuaba como contrapunto al reconocible doble faro redondo, todo ello combinado con un ágil y ligero chasis de doble tubo y un sonoro motor de tres cilindros en línea, lograron que aquella Speed Triple combinase a la perfección explosividad, elegancia, manejabilidad y potencia para convertirse en la streetfighter de serie definitiva.Para entender mejor el modelo hasta la actualidad merece la pena echar la vista atrás: el origen de la saga fue la Speed Triple 900 T300 de 1994 con su potente motor tricilíndrico de 885 cc. y chasis ligero. Su amenazadora silueta cautivó a todo un ejército de fanáticos propietarios que quedaron prendados de su adictivo pilotaje en toda clase de vías. Una semilla que ha dado lugar a todas las generaciones posteriores de este icónico modelo.


Este modelo, ya por entonces inconfundible y mejorado, fue evolucionando hasta 2005 casi de la mano de los avances de la Daytona. De esta manera, hace ya 10 años apareció la Speed con la motorización 1050 y muchas características que la hacían sobresalir del resto. Con un chasis más corto y afilado, horquillas invertidas, pinzas de freno radiales, nuevo sistema electrónico y su reconocible doble escape con salida bajo el asiento, el modelo de 2005 alcanzó un nuevo nivel de estilo y agresividad para la marca, a la vez que ofrecía una manejabilidad sublime y un característico, pero posteriormente muy apreciado, silbido como banda sonora.


La mecánica y electrónica al servicio del icono  

 

 

Las nuevas Speed 94 y Speed 94 R cuentan con un corazón tricilíndrico que emana la esencia de su antecesora  y una excepcional riqueza de par. Gracias a los más recientes avances tecnológicos en diseño y materiales, el motor tricilíndrico de 1.050cc de la Speed 94 y la Speed 94 R produce una sorprendente potencia de 135 CV y 111Nm de par que se traducen en un extraordinario y explosivo empuje en cualquier marcha y a lo largo de todo el rango de revoluciones. Además, los sofisticados sistemas de gestión del motor e inyección electrónica de Triumph garantizan unas prestaciones sobresalientes cuando y como el piloto las necesite, manteniendo siempre la afamada suavidad y control de los motores Triumph.


Para complementar las prestaciones del motor de la Speed 94 contamos con un prestigioso y sumamente testado chasis de aluminio enrejado, un robusto basculante monobrazo, suspensiones Showa completamente ajustables tanto en el amortiguador trasero como en la horquilla invertida de 43mm. y pinzas de freno radiales Brembo acompañadas del sistema ABS de Triumph.


Las altas prestaciones de la Speed 94 R llevan el concepto original de la Speed Triple hasta el más alto nivel gracias a la incorporación de una horquilla delantera Öhlins NIX30 de 43mm totalmente ajustable y con un renovado acabado exterior en negro anodizado, un amortiguador trasero Öhlins TTX36, pinzas de freno Brembo monobloque de anclaje radial y neumáticos Pirelli Supercorsa SP.


No importa si estás esquivando el tráfico en la jungla urbana o trazando curvas en una carretera de montaña, la Speed 94 y la Speed 94 R siempre te motivarán con su respuesta y agilidad a evidenciar tu dominio sobre dos ruedas.


Los detalles que nos hacen viajar al pasado  

 

 

Las líneas exteriores de la Speed 94 y la Speed 94 R vienen cargadas de un estilo que se hace eco del diseño de la Speed Triple original de 1994. Disponible en un atractivo amarillo “Racing Yellow” o en un temperamental negro “Jet Black”, ambos colores son mezclas especialmente reformuladas acorde a los primeros esquemas de pintura de la primera Speed Triple para trasladar instantáneamente en el tiempo a la Speed 94 y la Speed 94 R al nacimiento de todo un icono.


Además, la Speed 94 y la Speed 94 R incorporan cuidados detalles para reforzar aún más su color y linaje, tales como el sub-chasis pintado en color grafito a juego con el chasis y los paneles laterales pintados a contraste para lograr un look acorde al de la Speed Triple original.



Las nuevas Speed94 y Speed 94 R estarán
disponibles en la red de Concesionarios Oficiales Triumph españoles a finales de abril a un precio de 12.695 € PVPR para la Speed 94 y 14.695 € PVPR para la Speed 94 R.Otras novedades cromáticas son los silenciosos acabados en negro, el tapón del depósito de gasolina, la cúpula y la quilla en negro y la tapa del asiento en amarillo (en el caso del esquema de color Racing Yellow). Los logotipos de Speed Triple son los originales de 1994 y el depósito luce una placa conmemorativa con el emblema Speed Triple 94.


Complementa el estilo Streetfighter  

 

 

Si eres un enamorado de este icónico modelo, Triumph te brinda la oportunidad de completar tu atuendo con una colección de ropa y complementos de la Speed 94 de edición limitada. Entre otros artículos podemos encontrar una gorra, una exclusiva taza de desayuno o la gruesa sudadera Speed Triple de algodón 100%, con cremallera y capucha, y decorada con los logos originales de la Speed. Para combinar con cualquier pantalón, chaqueta o sudadera también puedes encontrar varias camisetas con la imagen de la Speed modelo original estampado.

 
 
SIGUENOS EN EL FACEBOOK PARA ESTAR INFORMADO DE TODA LA ACTUALIDAD TRIUMPH EN MAQUINA MOTORS: 
TRIUMPH BARCELONA - MAQUINA MOTORS